GRACIAS

Quiero dar las gracias a todos los pacientes que habéis confiado en nosotros. Habéis compartido un trozo de vuestras vidas para que os guiaramos en vuestro crecimiento personal y eso no es nada fácil, hay que ser “valiente” para mirar bien lo que llevamos en nuestro interior y decidirse a cambiar cosas que llevamos enquistadas desde hace tiempo. Llevar a cabo una terapia supone muchas más cosas que desahogar angustias, es necesario ser conscientes de nuestra manera de pensar, de actuar y de como influimos en las cosas que nos suceden. A partir de ahí, intentar cambiar, en la medida de lo posible, aquello que nos está haciendo sufrir.

Es bonito ver la evolución entre el inicio, el transcurso y el final de una terapia. En este cambio, son protagonistas tanto la comunicación verbal como la no-verbal, y ésta última sin tener voz da muchas pistas de cómo está el paciente. En la primera visita, la mirada, la expresión del rostro, la manera de vestir y de moverse acompañan al paciente y son una muestra del sufrimiento, de la ansiedad, del desconcierto de todo aquello que está presente en ese momento de su vida. En el transcurso de sus visitas, ver cómo se van relajando estos aspectos es una muestra de que el paciente se va liberando de algunas cosas. Este aspecto se palpa en su mirada, en la relajación de su cara y en que los que habían perdido las ganas de arreglarse aparecen con un aspecto mucho más animado, con ganas de cuidarse más de lo que habían podido hacer hasta ese momento. El final de la terapia, el paciente se ve en perspectiva y aprecia los cambios que ha conseguido hasta el momento, cambios que en un principio le costaban un esfuerzo y ahora le salen de una forma mucho más natural y espontanea.
En todo este proceso nos dejais acompañaros y como sabemos que no es nada fácil os damos las gracias por llevarlo a cabo .Muchos sabéis que también nos habéis hecho sentir muchas cosas y guardamos un buen recuerdo vuestro.

2 comentarios
  1. Loli Guerra
    Loli Guerra Dice:

    Aunque suene redundante gracias a ti también por tu comentario . Como tú dices una sonrisa, un comentario cariñoso y de comprensión son de ayuda cuando uno no está bien y tampoco vienen mal cuando uno está bien. Estos detalles son los que nos pueden hacer la vida más agradable.
    Resaltaría el hecho de que a veces nos cuesta dar las “gracias” se da como por hecho y es una de esas palabras “mágicas” que nos hacen sentir y nos ayudan a valorar las cosas.
    Muchos besos a ti y a tus hijas.
    Loli

  2. Marisa
    Marisa Dice:

    Gracias y mil gracias a vosotros!!!!!
    Recuerdo mi desesperación ante todo lo que nos estaba sucediendo, que intentábamos sobrellevar como podíamos y que después se sumarian tambien las consecuencias de ello.
    Tuve, tuvimos mi familia y yo, que aprender a afrontar, asimilar y a buscar dentro de lo que cabe, soluciones y un poco de alivio y tranquilidad.
    Ahí estabais vosotros que con vuestro (y digo vuestro porque quien no nos hacía terapia, también tenia una sonrisa, un comentario cariñoso y de comprensión hacia nosotras)trabajo, intentabais que viéramos la situación lo menos traumática posible y sobre todo acompañandonos a afrontar sin colapsarnos y con entereza todo lo que sucedía. Yo sigo en terapia y agradeceré siempre haberos conocido.
    Otra vez, gracias por escucharnos comprendernos y estar a nuestro lado en este camino.
    Marisa.
    Gracias y muchos besos tambien de mis hijas Alba y Èlia.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *