¿Qué es la EMDR?-II. Conexiones neuronales.

 

¿Por qué la estimulación bilateral del cerebro?

 

            Cuando una persona sufre un trauma, a nivel cerebral se producen unas anomalías a nivel de estructuras cerebrales tales como la amígdala, el hipocampo y de la lateralización hemisférica. Numerosos estudios, como los llevados a cabo por el Dr. van der Kolk (1996) muestran como “cuando las personas que habían sufrido un trauma eran expuestas a la narración de sus experiencias traumáticas, se observaba un incremento de la actividad cerebral en el hemisferio derecho, y en partes del sistema límbico conectado a la amígdala. La mayor actividad se registraba en la misma amígdala, el córtex insular, el córtex órbito-frontal posterior, el cíngulo anterior y el córtex temporal anterior. La actividad de estas estructuras se acompañaba de un aumento de la actividad del córtex visual derecho, lo que reflejaba la reexperimentación visual de sus traumas, de acuerdo con la descripción de los pacientes”.

 foto-emdr

 

 

             Otra observación importante es que el área de Brocca, nuestro centro del lenguaje que traduce nuestras experiencias personales al lenguaje comunicativo, reducía su actividad o permanecía inactiva durante el proceso de recuerdo del trauma. Así, de poco serviría hablar y hablar sobre el trauma para conseguir su elaboración total, ya que fisiológicamente no es posible.

            En los casos de trauma también se ha encontrado una marcada lateralización de la actividad del hemisferio derecho, el cual está involucrado en la evaluación del significado emocional de la información que recibimos, así como en la regulación autonómica y las respuestas hormonales a los estímulos externos. Se sabe en la actualidad que cuando recordamos una experiencia traumática este hemisferio se activa de forma predominante. Así, el hemisferio derecho estaría especializado en la percepción y expresión de las emociones, y especialmente en las negativas, mientras que el hemisferio izquierdo jugaría un papel importante en el análisis cognitivo y la producción del lenguaje.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *