MI PRIMERA SESIÓN DE TERAPIA

 

El otro día con mis compañeros de trabajo salió el tema de nuestro primer paciente y ha pasado ya un tiempo pero me acordaba de las sensaciones que tuve aquel día.

Me preparé la visita días antes, escribiéndome todas las preguntas que haría y casi estudiándomela para no tener ningún momento fuera de control. Me acuerdo de la sensación de cosquilleo en el estomago, de esos nervios que te entran cuando te enfrentas a un reto que son una mezcla de miedo y alegría. Agradezco el apoyo de mis compañeros que desde la experiencia de los años me tranquilizaban, ellos ya hacía tiempo que habían pasado por su primera visita y sabían lo que se sentía.

Antes de ver al paciente, pedía al destino que no fuera mucho más mayor que yo. En aquella época, yo tenía 24 años y hacia menos de un año que había acabado la carrera,  la edad y la inexperiencia eran un cocktail de inseguridad. Muchas veces escuchas que la persona que pide hora quiere una persona que tenga experiencia y claro eso se consigue con el tiempo. Yo sólo había visto pacientes en las prácticas de la carrera pero algún día tiene que ser el primero.

Entre mis inquietudes estaban ¿ qué me explicará? ¿ qué le pasará? ¿no será nada grave? ¿ cómo le podré ayudar? ¿ se me notará que es mi primera visita? Y así entre a mi primera visita con mis 24 años y con todas estas preguntas en mi cabeza. En la carrera, te habían enseñado muchas cosas, algunas útiles y otras no, pero para nada sabes realmente lo que tienes que hacer, igual que con la mayoría de carreras.

Afortunadamente mi primer paciente tenía sólo un par de años más que yo, recuerdo más los nervios de antes y todo lo que me imaginaba (como suele pasar con todo lo que nos angustia ) que el global de la visita. Tengo la sensación de acabar la visita más tranquila de lo que yo pensaba y de que el guión que con tanto empeño había preparado sólo lo utilice a medias, pero la sensación fue positiva.  Si que quería que se llevara algo de la sesión, nosotros no damos medicación con lo cual era como que se lleve algo para que pueda empezar a practicar alguna técnica que le sirva. En el fondo, era más mi percepción de darle algo para quedarme yo tranquila.

 Además mi primer paciente vino a finales de Julio de ese año y no  volvería hasta Septiembre. Le di hora y volvieron las dudas ¿volverá después del verano? ¿ le habrá ido bien la visita? ¿ se me habrá notado mi inexperiencia? … Pasaron las vacaciones y volvió a su cita y siguió el tratamiento. Mis nervios fueron disminuyendo, tuvimos muy buena conexión y fuimos superando obstáculos, ella en su vida y yo en mi práctica terapéutica ( y aún quedan muchos que superar …).

Fue un tratamiento bonito, le guardo un gran recuerdo. Ella no supo que fue mi primer paciente tampoco sé si se notaron todas estas sensaciones (supongo que sí). Ahora pasado el tiempo, recuerdo con mucho cariño esta vivencia y siento que con mi primer paciente aprendí muchas cosas y que cada terapia es un nuevo reto.

Esta reflexión se la dedico a ella por haber confiado en mí.

Gracias.

 

4 comentarios
  1. JENI
    JENI Dice:

    HOLA…HAY PARA EMPEZAR HOY SERA MI PRIMER SESION CONMI PRIMER PACIENTE TENGO MIEDO NO PODER AYUDARLO PERO AHORA SE QUE EL TENER MIEDO NO SOLO M PASAA MI SINO A MUXOS DE MIS COLEGAS

  2. LISSETH
    LISSETH Dice:

    Hola me da gusto poder leer tu artículo tengo 21 años y entrare a mi internado dentro de una semana me siento de alguna manera más segura con tu historia.

    ojala y me respondas para poder consultarte mas cosas. besos.

  3. Jairo Preciado
    Jairo Preciado Dice:

    Sin duda es lo que me pasa, mañana tengo a mi primer paciente, tiene en promedio 30 años, yo tengo 24 y el escuchar tu historia me ha tranquilizado mucho, a ver como me va mañana según yo lo tengo todo preparado, espero en Dios me salga todo bien y pueda cumplir con mi objetivo que es ayudar.

  4. tamar
    tamar Dice:

    Hola Loli,

    Me llamo Tamar y soy estudiante de psicología, me gustaría saber como hacéis la anamnesis en la primera visita, no encuentro información por internet, aunque me imagino que cada psicólogo tendrá su método. Debe haber una pauta de preguntas para ese primer contacto. Muchas gracias y me ha gustado mucho tu historia, creo que dentro de unos años me pasara a mi también, es una gran responsabilidad nuestra profesión.

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *