FANTASIAS SEXUALES

 

Se define a las fantasías sexuales como “cualquier imagen erótica o sexual que tiene una persona mientras está despierta- y, por lo tanto, tiene plena conciencia de ella-“

Las fantasías sexuales son posibles por nuestro circuito cerebral, el órgano más importante del placer es el cerebro. Al igual que es el asiento de nuestras emociones, también es el responsable de encender o apagar nuestra sexualidad. Si nos sentimos ansiosos, deprimidos o enfadados, la persona más atractiva del mundo no nos parecerá tal y ningún juego previo logrará excitarnos. En cambio, si nos sentimos bien interesarnos en el sexo y pensar en él, y sobretodo fantasear nos resultará excitante.

En la vida sexual, las fantasías son un aliado necesario y gratificante. Constituyen puntos de apoyo fundamentales para el despliegue del erotismo. Sin embargo, muchas personas suelen temer a sus fantasías sexuales, creen que si fantasean puedan desear llevar esas fantasías a la realidad y hacer algo que no está permitido por su propia conciencia. El hecho de que alguien imagine algo sexual, no presupone necesariamente que deba llevarlo a cabo. Una persona equilibrada suele discriminar cuando es conveniente dejarse llevar por la fantasía y cuando es necesario tener los pies sobre la tierra. A una gran mayoría de personas nunca se les ocurriría realizar un acto real de esas fantasías.

Estudios de la vida imaginativa de las personas en relación a su sexualidad han descubierto que las fantasías suelen ser uno de los elementos de mayor resistencia a ser compartidos con otros. El miedo, la vergüenza, el pensar que sólo uno es el que imagina “semejantes cosas” suele actuar de inhibidor de las fantasías y de su comunicación. La culpa empobrece la imaginación e incluso puede llevar a adoptar conductas sexuales opuestas a su fantasía por temor a ser descubiertas y criticadas.

Tanto hombres como mujeres tienen normalmente fantasías sexuales. Según estudios, el contenido es similar, sexo en una playa solitaria, en un bosque… La diferencia estriba en que las mujeres realizan guiones más elaborados donde los amantes son tiernos, románticos y manifiestan una profunda emoción en la historia. Las fantasías son una capacidad solamente de los humanos, es un gran recurso para disfrutar de una plena vida sexual siempre que la persona no tenga culpa, se angustie, se preocupe o se avergüence por tenerlas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *