¿Qué es la EMDR?-I. Trauma y Nacimiento.

 

 Antes de abordar la explicación de la técnica psicoterapéutica EMDR, sería necesario definir un concepto principal en el tratamiento con EMDR, el trauma. 

¿Qué entendemos por trauma?

 Trauma que proviene del griego τραμα y significa herida.

            Podríamos definir el trauma como la respuesta a un suceso negativo intenso, no esperable, y no controlable y que pone en peligro la integridad física o psicológica del individuo que es incapaz de afrontarlo y tiene como consecuencia respuestas de terror y de indefensión (Echeburúa, 2004). El suceso traumático al ser de gran intensidad y al carecer la persona de las respuestas adecuadas para afrontarlo explicarían el impacto psicológico. La agresión sexual tanto en la vida adulta como en la infancia, los ataques terroristas, las relaciones de pareja violentas, el fallecimiento violento o inesperado de una persona significativa, las catástrofes naturales, los accidentes, entre otros, son ejemplos de sucesos traumáticos.

           

El suceso traumático quiebra la seguridad de la persona tanto en sí misma como en los demás. Se produce así, una pérdida de la confianza básica, una pérdida de la integridad del propio yo.

            En la persona traumatizada el suceso traumático se almacena en la memoria y al recordar el episodio varios años después, las imágenes no han cambiado, ni tampoco las sensaciones físicas, las emociones y las creencias derivadas del incidente, es como si quedasen congeladas en nuestra memoria. En condiciones normales, nuestros recuerdos se modifican con el paso del tiempo a lo largo de las diferentes etapas de nuestra vida para concordarlos con nuestro sistema de creencias.

 

¿Cómo nace EMDR?

 

            Las siglas EMDR significan en inglés Eye Movement Desensitization and Reprocessing, y en castellano Desensibilización y Reprocesamiento a través de Movimientos Oculares.

 

            Como ha ocurrido en muchos de los grandes avances científicos el descubrimiento del efecto de los movimientos oculares fue fortuito. La propia Dra. Francine Shapiro, psicóloga estadounidense, explica que mientras paseaba por un parque de la ciudad de Los Gatos, California, en 1987, los pensamientos perturbadores que le molestaban o la angustiaban desparecían y al volver a traerlos a la mente éstos ya no le producían molestia alguna. Esto le sorprendió y empezó a prestar atención a lo que sucedía cuando aparecían estos pensamientos observando que cuando los pensamientos perturbadores aparecían, sus ojos se movían rápidamente y de forma espontánea y repetitiva en diagonal desde abajo a la izquierda hacia el ángulo superior derecho (Shapiro, 1995). Este movimiento conseguía que el pensamiento saliera de su mente consciente, y cuando volvía a pensarlo, la carga negativa inicial había prácticamente desaparecido. Entonces, probó hacerlo de forma deliberada, y pensó en algo que le provocara molestia, una leve angustia, y comenzó a mover los ojos intencionadamente percibiendo como la angustia desaparecía, el pensamiento perdía fuerza y le resultaba difícil aprehenderlo de nuevo.

            A partir de ese momento puso a prueba su descubrimiento y recurrió a amigos, estudiantes y colegas sin patología psiquiátrica ni psicológica haciéndoles que siguieran con sus ojos su mano de un lado a otro mientras se concentraban en un episodio perturbador de su vida. El resultado fue el mismo que había conseguido ella, la angustia desaparecía.

 

            Posteriormente decidió utilizar la técnica, aun embrionaria, en personas que presentaban recuerdos traumáticos. Eran víctimas de violaciones, de abusos sexuales y veteranos de guerra de Vietnam y de la Segunda Guerra Mundial. La respuesta fue positiva, las emociones negativas prácticamente desaparecían mientras los pensamientos asociados al tema principal cambiaban positivamente, surgiendo en ocasiones otros recuerdos que producían en la persona una mayor comprensión de lo sucedido. El proceso desensibilizaba los pensamientos perturbadores. Shapiro denominó a la técnica EMD, Eye Movement Desensitization (Desensibilización a partir de Movimientos Oculares). Con el tiempo observó que el movimiento ocular podría estar haciendo emerger recuerdos traumáticos olvidados o disociados a la vez que se estaría produciendo una reestructuración cognitiva profunda que permitiría la aparición de nuevos recursos adaptativos para enfrentarse a las secuelas del trauma. Entonces añadió un nuevo concepto, el Reprocesamiento (Reprocessing) de la información, con lo que la técnica acabó denominándose finalmente EMDR (Desensibilización y Reprocesamiento de la información a partir de Movimientos Oculares).

            Por otro lado, la aplicación de la técnica fue adaptándose también a las nuevos retos que los pacientes le presentaban, añadiéndose al movimiento de los ojos, el “tapping” que no es más que dar golpecitos de forma alternada bilateral en rodillas, o en manos, y el sonido bilateralizado, de forma que se produciría una estimulación bilateral del cerebro, estimulando los dos hemisferios cerebrales.

 

 

 

 

 

Bibliografía

 

Lescano, R et al. (2004). Trauma y EMDR: Un nuevo abordaje terapéutico. Buenos Aires. EMDRIA Latinoamérica.

Shapiro, F; Silk, M (2008). EMDR. Una terapia revolucionaria para superar la ansiedad, el estrés y los traumas. Barcelona. Ed. Kairós.

Shapiro, F (2004). EMDR. Desensibilización y Reprocesamiento por medio Movimiento Ocular. México. Editorial Pax México.

Van der Kolk, B (2002). “Más allá de la cura por el diálogo: Experiencia somática, improntas subcorticales y tratamiento del trauma”, Shapiro, F  (2002) EMDR: Promesas para el desplazamiento de un paradigma, N.Y., APA Press, 2002.

Echeburúa,E (2004).Superar un trauma.Madrid. Ed Pirámide


Link de la Asociación Española de EMDR:
www.emdr_es.org


 
 
 

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *